Salvar al soldado Gómez

El Tercio de Sevilla, listo para entrar en combate.¡¡Paintball!! Sí, finalmente ayer tuve ocasión de quitarme una de las espinitas que tenía clavadas en mi guerrero corazón, poniendo en práctica momentos siempre rememorados (y ya es paradójico que un tío pacífico como yo adore la Historia Bélica y las películas y juegos del mismo género) de películas como Salvar al soldado Ryan, Enemigo a las puertas, Black Hawk derribado, La chaqueta metálica, Apocalypse Now!, series como Hermanos de Sangre o juegos para PC como Call of Duty, Day of Defeat, Counter-Strike, Battlefield 1942, Half-Life, Quake o Unreal Tournament. Y estoy seguro de que muchos de vosotros sabéis de qué estoy hablando.

La cabo M.J. en todo lo suyo, dando ejemplo.La experiencia fue magnífica, y además compartida en buena compañía. A destacar el valor suicida del soldado Tierno (esas capturas de bandera) y la excelente puntería de francotirador de Tejeranator (aún hay moratones). Y pese a lo que se pretenda de empate, la victoria moral fue para el equipo verde (guiados mal que bien por la táctica del Sargento Paco -el menda lerenda-, eran los valientes y agerridos Tierno, cabo M.J., del Río, Víctor, Nino, Maqueda y Sandra).

El sargento Paco rematando al enemigo caäo.Y hubo momentazos, claro. Me vienen a la memoria la primera carrera suicida de Emilio a por la bandera, ciego de gloria y por ir sin gafas, con medio sorprendido equipo enemigo tirándole sin acertarle; o el momento comandos sargento Paco-Víctor haciendo un efectivísimo uso del escudo de kevlar para flanquear al enemigo (vaya masacre montamos); o la espantada emiliana en busca de la bandera, rifle (marcadora Tippman 98 Custom) al suelo y a correr, con 2 ó 3 haciéndole fuego de cobertura y gritando a lo Braveheart justo detrás, con caída rodando y cogiendo el trozo de paño; o la tenaz resistencia de del Río y del sargento Paco entre las rocas, hasta que éste último debe salir a por la bandera con una única bola en la recámara; o la épica toma-pérdida-recuperación del puente, con masacre espaldar, pérdida de munición y carrera incluidas. Para qué decir más… el resto está en los libros de historia. 😉

El descanso del guerrero.Y finalmente el descanso del guerrero: un merendero, viandas (ñam, ñam, tiramisú maquedano xD), sombra, buena parla y una baraja; y así quitarnos la terrible sed de la batalla y el olor y sabor a la pólvora (quién dice tal dice pintura xD). Una experiencia excelente, reitero, a repetir. Me encanta el olor a pintura por la mañana; huele… a victoria.

[ Transitoriamente podéis encontrar aquí la totalidad de las fotos. ]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: