¿Nazi bueno, nazi malo?

Jueves, 24 septiembre, 2009

El Oso judío y el teniente Aldo -Apache- Raine practicando su... arte en -Malditos bastardos-.

Recientemente he podido disfrutar de la deliciosamente excesiva (en todos los sentidos) última incursión cinematográfica de Quentin Tarantino, la polémica Malditos bastardos (¿Quién fue el “brillantísimo” experto en Marketing al que se le ocurrió arrebatarnos en España su magnífico título original, Inglourius basterds? -siendo el primer título de la filmografía de Tarantino que se traduce en nuestro país-). Como no es mi objetivo hacer una crítica en profundidad de la película, baste con decir que es genial; que los seguidores de Tarantino la disfrutarán -disfrutaremos-, así como las personas con la mente abierta cinematográficamente hablando a cierto tipo de experiencias delirantes, y que no cometieran el error de esperarse un Kill Bill en la Segunda Guerra Mundial (que algo de eso hay, pero no sólo).

No, lo que me trae hoy ante vosotros es una reflexión que me ha venido rondando desde hace tiempo, propiciada por el estreno no demasiado lejano (allá por Febrero de este año) de otra película que entra de lleno en la temática nazi, pero desde otro ángulo radicalmente diferente: Valkiria. Película que, dicho sea de paso, recomiendo a todos aquellos amantes de la Segunda Guerra Mundial y de los thrillers políticos con tintes de acción, pues si la película tiene una gran virtud es su capacidad de mostrarnos la veleidosa naturaleza del poder, hasta conseguir que nos planteemos en qué consiste éste realmente, y cuan fugaz puede llegar a ser.

El coronel Von Stauffenberg (Tom Cruise) acompañado de otros oficiales el ejército alemán.

Pero centrándonos en el tema que nos traíamos entre manos. Valkiria atesora además algo aún más infrecuente, si cabe: Es uno de los primeros (sino el primero, al menos que me conste) filmes de Hollywood que se atreve a romper con uno de los clásicos arquetipos del cine americano desde la Segunda Guerra Mundial, el de “alemán del período 1939-1945 = nazi = malvado“. Se atreve a distinguir al alemán (e incluso al militar) afiliado o simpatizante del partido nacionalsocialista del resto. Al militar con ideología de ultraderecha del sencillo soldado del ejército alemán, del militar profesional que “sólo cumplía con su deber” (fuera más o menos legítimo éste y las órdenes que recibía, cuestión que queda fuera de toda discusión). Porque si os fijáis, y al menos en lo que al cine estadounidense se refiere, parece que durante el régimen nazi mágicamente desaparecen los millones de alemanes que componían dicho país, y en su lugar -por arte de birlibirloque- aparecen otros tantos millones de nazis. Ya no son habitantes de un país con un régimen totalitario, no, son sencillamente  “nazis“, esto es, el “Mal“.

Por otra parte, y aunque de forma absolutamente delirante y con un evidente y negro ánimo humorístico (otra cosa es que la broma sea del gusto de todos, o que la mayoría la entienda) la película de Tarantino no podría hallarse en una posición más diametralmente opuesta a la arriesgada -aunque justa- propuesta de Valkiria. En palabras del Teniente Aldo Raine (personaje interpretado por Brad Pitt): “Los miembros del partido nacionalsocialista conquistaron Europa asesinando, torturando, intimidando y aterrorizando. Y eso es lo que vamos a hacer con ellos: Ser crueles con los alemanes. […] Los nazis no tienen humanidad, y hay que destruirlos“. Para él todos los soldados alemanes son nazis, esto es, miembros del partido nacionalsocialista; y por tanto merecen morir. Simple. Tarantiniano. Injusto. Pero -de alguna manera- terriblemente divertido.

En cualquier caso, os recomiendo que veáis ambas películas, sabiendo eso sí, como siempre digo, lo que váis a ver, y por tanto lo que podéis esperar de cada una. Y luego dadle una pensada al asunto. Ya me contaréis. Y “cuidaíto” con los “destripes” (“spoilers“).

[ Trailer I de Malditos bastardos (el II es demasido revelador). ]

[ Trailer cinematográfico de Valkiria. ]

Anuncios

Regreso al Siglo de Oro

Sábado, 6 septiembre, 2008

Trasegando de lo bueno en un bodegón de puntapié en una calle cualquiera de una villa del Siglo de Oro. - Ilustración de Joan Mundet.

Desde un tiempo a esta parte los aficionados a los siglos XVI y XVII podemos estar bastante satisfechos, y es que, sin llegar a constituir la típica avalancha de productos derivados que suscitan temáticas más “mainstream”, venimos recibiendo con un continuo goteo diversos productos relacionados con esta época que tanto nos fascina a algunos. Algunos de ellos con más fortuna que otros, pero algo es algo, dijo un calvo.

La Conjura de El Escorial.Así pues y en cuanto al cine, al estreno de Alatriste siguió el de Apocalypto, acompañado de otras películas recientes como las últimas entregas de Piratas del Caribe (II y III), el sinsentido de La dama boba, Miguel y William, la leyendanegrista y panfletaria Elizabeth: La edad de oro, La ronda de noche y Las hermanas Bolena, entre otras; y ayer mismo La Conjura de El Escorial. E incluso en el apartado de series encontramos la entretenida aunque fantasiosa en sus formas Los Tudor, cuya primera temporada ha sido recientemente emitida por Canal+ y su segunda se halla por llegar. No está nada mal para un par de años, sobre todo teniendo en cuenta los futuros proyectos de Solomon Kane (basada en el homónimo personaje de cómic) y Conquistador (sobre la vida de Hernán Cortés). Así que podríamos decir que, de alguna manera, el Siglo de Oro (o más propiamente los Siglos de Oro) está de moda.

Ladrones de Tinta, de Alfonso Mateo-Sagasta.Y no sólo en el cine, pues podríamos hablar de los recientes “primos” literarios que le han salido al capitán Alatriste, como el Isidoro Montemayor de las novelas Ladrones de Tinta y El gabinete de las maravillas, de Alfonso Mateo-Sagasta, el Pedro Capablanca de El manuscrito Calderón y El ritual de las doncellas, de José Calvo Poyato, o el Forcada de El secreto de la Reina Virgen – Forcada: un espía español al servicio de Felipe II, de Carlos Carnicer. Por no mencionar otros libros temáticos como el magnífico Tercios de España: La infantería legendaria, Una pica en Flandes: La epopeya del Camino Español, El Gran Capitán: Gonzalo Fernández de Córdoba, El ejército español en la Guerra de los 30 Años; o La aventura de los conquistadores, del reciente y desgraciadamente fallecido Juan Antonio Cebrián. U otras obras como Tierra Firme: La vida extraordinaria de Martín Ojo de Plata, de Matilde Asensi; el librojuego El oro y el acero, de Ricard Ibáñez; El Rey de las Almadrabas, de Carlos Algora Alba; El castellano de Flandes, de Enrique Martínez Ruíz; Centauros, de Alberto Vázquez-Figueroa; o incluso otras obras “menores”, como El conquistador, de Federico Andahazi; o Los ídolos bárbaros, de Archange Morelli, entre otras.

En esta línea, haré un par de recomendaciones y algún comentario:

– Sobre La Conjura de El Escorial: Yendo a contracorriente de la crítica mayoritaria, voy a recomendaros esta interesante película. Entramadas conspiraciones cortesanas se entreveran con el devenir diario de las clases menos pudientes ofreciendo un refrescante lienzo salpicado de pinceladas y guiños sobre cómo se vivía en la época. Mejorable, por supuesto, pero entretenida y digna de verse. A destacar Juanjo Puigcorbé y su Felipe II y al -al menos para mí- desconocido Jürgen Prochnow en sus papel del veterano de Flandes y alguacil Espinosa.

Un imperio en cuyos dominios no se ponía el sol… ]

– Sobre El pícaro: Recientemente he podido disfrutar de esta serie realizada por TVE en 1974, y no puedo sino recomendarla a los amantes de la época que retrata y a aquellos que deseen conocerla un poco mejor, al menos en lo que al ámbito de la picaresca y del mal (o peor) vivir se refiere. Me ha sorprendido gratamente, pues a pesar de que se notan los años transcurridos desde su grabación, el guión -de carácter claramente teatral y basado en textos de la época- está muy bien hilado (en la mayoría de los capítulos) y la labor interpretativa de Fernando Fernán Gómez es sobresaliente, amén de la inesperada -y grata- sorpresa de encontrarte con grandes actores españoles (como Juan Diego o Luis Varela) con 34 años menos.

Fernando Fernán Gómez introduciendo genialmente la serie en el primer capítulo. ]

– Respecto a Águila Roja: A todas luces TVE busca sorprendernos este próximo otoño con una serie de época cuyo héroe es un tanto particular, pues se trata de una suerte de mixtura entre El Zorro y Batman, un justiciero diecisietesco con trazas de ninja que, katana en mano (¡Ah, el horror!) tratará de socorrer a los débiles. Como conocedor y practicante de la esgrima de la época, mi mente chirría ante tamaño despropósito (y no es que las katanas no existieran ya entonces, pues lo hacían desde el siglo X, y cabe dentro de lo posible que alguien que la manejara llegase desde el lejano Cipango hasta la Villa y Corte de las Españas); pero otra parte de mi ser razona que, quién sabe, igual la serie hasta se deja ver y colabore a seguir despertando y manteniendo el interés por la época y crear productos en ella ambientados, si Murphy quisiera. Así que cruzo los dedos por esta aventura, esperando no tener que rasgarnos las vestiduras y ofreciéndole el beneficio de la duda. Y también toco madera, que toda ayuda le va a resultar poca, a lo que parece.

[ Noticia y vídeo sobre la serie / Cortinilla publicitaria ]

 


[El bardo de la Ciudadela recomienda]
→ Y regresando, regresando… regresemos al Descubrimiento.

Tema: BSO “1492: La conquista del paraíso” – Vangelis – Columbus Theme.


Jones, Indiana Jones.

Jueves, 14 febrero, 2008

Poster de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal.Hoy George Lucas nos ha hecho el mejor regalo de San Valentín (y no me referiré hoy nada más a la que pudo ser una romántica celebración del amor cuya idea quedó pervertida por el ultraconsumismo) que podíamos desear los fans del infatigable Dr. Jones: El primer trailer de la que será cuarta película de la saga (y quién sabe si comienzo de una segunda trilogía, siguiendo la reciente tendencia del cineasta), cuyo título finalmente será Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, y que verá la luz en nuestro país el 22 de mayo de este año.

Si pese a las fotos que ya habían ido conociéndose (y en su momento comentábamos) a alguien le quedaba alguna duda, lo más probable es que el susodicho trailer termine de disipárselas: La música, la Aventura -así, en mayúsculas, con todos sus ingredientes-, las frases ingeniosas de Indy, la acción tan característica de las producciones de los ’80… y ese Harrison Ford, que pese a la edad está enorme. Si Sean Connery ya bordó en su momento un gran Dr. Henry Jones Senior… ¿por qué no habría Harrison Ford de hacer lo propio?

Yo no sé vosotros, pero a mí desde luego me encontraréis entre los primeros el día del estreno, llueva o truene. Y es que la “X” siempre marca el lugar. 😉

Damn… I thought that was closer. ]

[ Para más información podéis acudir a la página oficial. ]


En el punto de mira

Lunes, 28 enero, 2008

Hay veces que uno recibe noticia de una película o ve su tráiler y piensa: “Qué horror… ¡pero tengo que verla!”. Ése es el caso de En el punto de mira (o Vantage point en su título original), que se estrena en nuestro país el 29 de febrero. Echadle un vistazo al despropósito de trailer:

 

Lo bueno de la arrogancia americana es que no se imaginan un mundo en el que no estén en una situación de ventaja. ] 

La -inevitable- reunión del presidente estadounidense con “los líderes de los cinco continentes” en Salamanca (cuya Plaza Mayor -que paradójicamente está rodada en México- se halla repleta de banderitas españolas -¿?- y acaba volando por los aires), el asesinato del susodicho (que tiene un ¿casual? parecido con el Rey), la posibilidad de ver a Matthew Fox (el Dr. Jack Sheppard, de Perdidos) fuera de la Isla, la “seriedad” de la trama que no hace sino hacerlo todo más jocoso, ver una España-que-no-es-España en el cine (¿recordáis la infame escena de la Semana Santa-Fallas-San Fermines de Misión Imposible 2?)… y sobre todo ver a los todopoderesos estadounidenses sufriendo, sudando la gota gorda.

Vamos, una terrible sucesión de despropósitos de la que pienso disfrutar de lo lindo (a sabiendas de que lo es, of course, nada de engañarse yendo al cine sin saber realmente qué película vas a ver). Y es que cuanto más lo veo más me río. 😉


El Fanstasma de las Navidades Pasadas

Lunes, 21 enero, 2008

El Conde Jayán, a quien no queda sino batirse.Todos tenemos épocas más relajadas y otras menos, y en mi caso el intenso período navideño seguido de la acometida de los -siempre temidos- exámenes están haciendo estragos en el mantenimiendo de la Ciudadela. Sirva este post como repaso de los recientes tiempos, y parcial puesta al día. Ya llegarán tiempos mejores.

Cena de Navidad de los Conjuntitos.Intensas Navidades, decía. Y decía bien: Con más cenas-ocasiones-encuentros-quedadas-reencuentros (a cada cuál más agradable) de los que tengo memoria y “cienes y cienes” de planes; apenas paré. Y el resto del tiempo lo invertí (que no gasté, nótese el matiz) en ocio lúdico: Desde ver películas hasta hartarme de leer (pero leer de verdad, de estas veces que te pones y echas el día entero enganchado a un libro), pasando -of course- por las intensas jornadas lúdicas con mi tío Andrés, que en esta ocasión tuvieron un marcado carácter guerracivilista: Juegos de mesa a “tutti plaint”, como 1936: Guerra Civil, España 1936, Puerto Rico y Ciudadelas; y además una magnífica partida multijugador al Europa Universalis III (Suecia y Dinamarca aliadas para conquistar Europa en el siglo XVII, haceros cargo).

Fiesta condal de Fin de Año.Y tras la magnífica (está feo que yo lo diga, pero creo que la gente se lo pasó bien) fiesta condal de Fin de Año, los Reyes Magos y el -habitual- bofetón de realidad: Los exámenes. Llamada al siempre bien recibido Rey de la Pista Corta… y en ello andamos.

Utilizaré la técnica del “brain storming” para, mediante retazos de información, poneros al día de todo un poco, y poder recuperar la dinámica habitual de la Ciudadela (en la medida que los exámenes lo permitan, por ahora):

  • Para los amantes del Guitar Hero, mi muy encarecida recomendación: Guitar Zero, que permite hacer lo propio (simular la interpretación mediante guitarra eléctrica de canciones rock), pero para PC (con el teclado, lo que es una imagen bastante graciosa xD). Cuidado que vicia (Ya conocéis precedentes como Stepmania o UltraStar).
  • En cuanto a los lectores de Lovecraft, emplazaros a que le echés un vistazo a su Narrativa Completa editada por Valdemar. Especialmente su 2º volumen, de reciente publicación.
  • En lo tocante al cine, no os perdáis la magnífica American Gangster, y estad pendientes a los próximos estrenos de Cloverfield (tristemente titulada Monstruoso en nuestro país) [Trailer] (01/02/2008) y Sweeney Todd [Trailer] (15/02/2008).
  • Muchos os preguntaréis sobre Un mundo sin fin, la continuación del celebérrimo Los Pilares de la Tierra, ambos de Ken Follet. Y sí, podéis respirar tranquilos: En mi opinión es, como mínimo, tan bueno como su predecesor. Y engancha igual…
  • Y si queréis adquirir buenos juegos de PC y ya tenéis el imprescindible pack de Counter-Strike, Day of Defeat y HL-2 Deathmatch (versión Source), os recomiendo el pack gold de Medieval II: Total War (que incluye su expansión Kingdoms) o el próximo pack de Europa Universalis III (que incluye la expansión La Ambición de Napoleón).
  • Y cierro el resumen con las series: Con el inminente (31/01/2008) retorno de Perdidos (4ª Temporada, en EE.UU.) y con la recomendación de que veáis la genial, ácida y repleta de humor negro y sexo -más o menos explícito- Californication, protagonizada por un David Duchovny (el sempiterno Agente Mulder de Expediente X) que está que se sale. Como muestra los primeros minutos de la serie.

Y nada más acabar los exámenes, me espera un concierto (que inadvertidamente me ha caído del cielo, pues tampoco es que sea especialmente aficionado al grupo, pero están bien) en Lisboa, allá por el 15 de febrero: 30 Seconds to Mars. Os dejo con una muestra:

Rana-buey, rana-bueeeeey, atacaráaaaaa… Ah, ¿que no es así la letra? xD ]


[REC] – Terror en estado puro

Viernes, 23 noviembre, 2007

[REC], terror en estado puro.Desde un tiempo a esta parte me viene llamando la atención un género cinematográfico que jamás pensé que me llegaría a atraer: las pelis de zombis. Y vaya usted a saber por qué: Quizás sea por ver cómo se las avían personas normales cuando la proteccionista sociedad en la que vivimos se va al carajo por vía de urgencia, o quizás sea por la adictiva sensación de la adrenalina inyectándose en mis venas al pasar miedo (o su variedad superior, terror). Quién sabe.

Manuel, el bombero, aterrorizado (y con razón).El caso es que esto me ha llevado en alguna ocasión (dado la relativa impopularidad de dicho género) a ir al cine solo (cosa que nunca me ha importado, más me meto en la trama, aunque pierdas el comentario posterior con los acompañantes), dado que nadie quería pagar “por pasarlo mal” -sic-. Como ha sido el caso de hoy, ya que deseoso por ver la prometedora producción española [REC], inasequible al desaliento, me he plantado solo en el cine. Y cuando digo solo, me refiero a totalmente solo en la sala (era la sesión de las 16:00 ^_^U). Y debiera haberme valido como advertencia de lo que se avecinaba.

Ángela, la protagonista, ha tenido sin duda momentos mejores.Por no decirlo con otras palabras, la película es sencillamente cojonuda. Grabada a modo de falso reportaje “cámara al hombro” (muy en el estilo de El proyecto de la Bruja de Blair), nos narra la historia de una reportera que acompaña a los bomberos en una emergencia, al más puro estilo de este tipo de programas tan de moda últimamente. La trama nos lleva a una comunidad de vecinos, conduciéndose en todo momento el filme con realismo y cotidianiedad (nada de americanadas, parece que podría haber ocurrido en tu misma calle), que es lo que realmente va depositando en el espectador una prematura sensación de intranquilidad. A partir de ahí y hasta el final, histeria, gritos, terror, sustos, falsos remansos de tranquilidad, perfecto control de los tiempos, situaciones terribles, más terror desaforado y una trepidancia que mantiene al espectador en vilo durante todo el metraje.

¡¡CORRE!!Para cuando acabó la película, yacía desmadejado en la butaca, con auténtica sensación de cansancio físico, con el espíritu desasosegado y un ligero temblor de manos -frías y humedecidas- y piernas. Nunca, que yo recuerde, ha surtido en mí un efecto de esta índole tan intenso como ha logrado [REC]. Y es eso lo que la convierte en una excelente película: Logra inculcar hasta en el más descreído espectador el terror descarnado, genuino, sin florituras ni paliativos (nada de musiquita para preparar los sustos), y ya sólo por ello merece la pena el visionado. A fin de cuentas, ésa es la misión de toda buena película de terror. Toda una experiencia (sala vacía y a oscuras incluida) que tardaré en eliminar de mis pesadillas, a buen seguro. Vedla, no os arrepentiréis (os encantará y lo pasaréis mal, dos en una); absteneros, eso sí, personas de espíritu sensible, sugestionables y alterables. Por si acaso.

 

Trailer de la película. ]

Reacciones del público en el Festival de Sitges. 😉 ]

P.D. Ya se está rodando el “remake” estadounidense, llamado Quarantined. Mis más sinceras felicitaciones a Jaume Balagueró y Paco Plaza por su excelente trabajo. Le auguro buen futuro a la película a pesar de los prejuicios que va a generar por ser una película de terror española; no problem, la película se defiende ella sola.


El Cine

Domingo, 11 noviembre, 2007

 

“Durante una hora y media pude ser feliz / comiendo chocolate y palomitas de maíz / sintiendo que era yo el que besaba a aquella actriz”.

A mi entender no hay una definición más preclara de la experiencia que supone el cine que ésta que nos ofrece la genial canción de Mecano. Puede que no la más objetiva, ni la más perfecta técnicamente… pero estoy seguro de que cualquier cinéfilo (o cinéfago) sabe de qué estoy hablando. Esa inmersión absoluta en una realidad diferente (no digo mejor ni peor), ese viaje a experimentar situaciones que nos son ajenas… esa infrecuente posibilidad (que también nos ofrece la lectura) de vivir vidas que jamás podríamos llegar a conocer de otra manera. Para mí eso es el cine.

Y tampoco me negaréis (y veréis como a partir de ahora os fijáis en vosotros mismos cuando lo hagáis, y os sonreiréis al recordarlo 😉 ) que no es también cierto aquello de:

“Recuperado el ritmo, ya llegó el final /barullo de murmullos que preguntan que qué tal / Y un desfile de zombis que abandonan el local”.

En las salas nos vemos. O en los salones. 😉 De una u otra manera, sólos, en pareja, por crecimiento personal, cultura, o mero entretenimiento… pero disfrutad del Cine, el Séptimo Arte (o la Octava Maravilla del Mundo Moderno), y compartidla con los amigos y allegados.