El Fanstasma de las Navidades Pasadas

Lunes, 21 enero, 2008

El Conde Jayán, a quien no queda sino batirse.Todos tenemos épocas más relajadas y otras menos, y en mi caso el intenso período navideño seguido de la acometida de los -siempre temidos- exámenes están haciendo estragos en el mantenimiendo de la Ciudadela. Sirva este post como repaso de los recientes tiempos, y parcial puesta al día. Ya llegarán tiempos mejores.

Cena de Navidad de los Conjuntitos.Intensas Navidades, decía. Y decía bien: Con más cenas-ocasiones-encuentros-quedadas-reencuentros (a cada cuál más agradable) de los que tengo memoria y “cienes y cienes” de planes; apenas paré. Y el resto del tiempo lo invertí (que no gasté, nótese el matiz) en ocio lúdico: Desde ver películas hasta hartarme de leer (pero leer de verdad, de estas veces que te pones y echas el día entero enganchado a un libro), pasando -of course- por las intensas jornadas lúdicas con mi tío Andrés, que en esta ocasión tuvieron un marcado carácter guerracivilista: Juegos de mesa a “tutti plaint”, como 1936: Guerra Civil, España 1936, Puerto Rico y Ciudadelas; y además una magnífica partida multijugador al Europa Universalis III (Suecia y Dinamarca aliadas para conquistar Europa en el siglo XVII, haceros cargo).

Fiesta condal de Fin de Año.Y tras la magnífica (está feo que yo lo diga, pero creo que la gente se lo pasó bien) fiesta condal de Fin de Año, los Reyes Magos y el -habitual- bofetón de realidad: Los exámenes. Llamada al siempre bien recibido Rey de la Pista Corta… y en ello andamos.

Utilizaré la técnica del “brain storming” para, mediante retazos de información, poneros al día de todo un poco, y poder recuperar la dinámica habitual de la Ciudadela (en la medida que los exámenes lo permitan, por ahora):

  • Para los amantes del Guitar Hero, mi muy encarecida recomendación: Guitar Zero, que permite hacer lo propio (simular la interpretación mediante guitarra eléctrica de canciones rock), pero para PC (con el teclado, lo que es una imagen bastante graciosa xD). Cuidado que vicia (Ya conocéis precedentes como Stepmania o UltraStar).
  • En cuanto a los lectores de Lovecraft, emplazaros a que le echés un vistazo a su Narrativa Completa editada por Valdemar. Especialmente su 2º volumen, de reciente publicación.
  • En lo tocante al cine, no os perdáis la magnífica American Gangster, y estad pendientes a los próximos estrenos de Cloverfield (tristemente titulada Monstruoso en nuestro país) [Trailer] (01/02/2008) y Sweeney Todd [Trailer] (15/02/2008).
  • Muchos os preguntaréis sobre Un mundo sin fin, la continuación del celebérrimo Los Pilares de la Tierra, ambos de Ken Follet. Y sí, podéis respirar tranquilos: En mi opinión es, como mínimo, tan bueno como su predecesor. Y engancha igual…
  • Y si queréis adquirir buenos juegos de PC y ya tenéis el imprescindible pack de Counter-Strike, Day of Defeat y HL-2 Deathmatch (versión Source), os recomiendo el pack gold de Medieval II: Total War (que incluye su expansión Kingdoms) o el próximo pack de Europa Universalis III (que incluye la expansión La Ambición de Napoleón).
  • Y cierro el resumen con las series: Con el inminente (31/01/2008) retorno de Perdidos (4ª Temporada, en EE.UU.) y con la recomendación de que veáis la genial, ácida y repleta de humor negro y sexo -más o menos explícito- Californication, protagonizada por un David Duchovny (el sempiterno Agente Mulder de Expediente X) que está que se sale. Como muestra los primeros minutos de la serie.

Y nada más acabar los exámenes, me espera un concierto (que inadvertidamente me ha caído del cielo, pues tampoco es que sea especialmente aficionado al grupo, pero están bien) en Lisboa, allá por el 15 de febrero: 30 Seconds to Mars. Os dejo con una muestra:

Rana-buey, rana-bueeeeey, atacaráaaaaa… Ah, ¿que no es así la letra? xD ]

Anuncios

El invierno

Lunes, 3 diciembre, 2007

El invierno.Por improbable que pueda parecer, creo que el invierno es mi estación favorita. Así, tal cual. Y no es sino hasta recientemente que me he dado cuenta. Y es que para mí el invierno no comienza el 21 de diciembre, no, sino que lo hace cuando se van dando sutilmente al principio, con más claridad después, una serie de síntomas, cuya observancia me hace sonreir para mis adentros, para mi íntima satisfacción.

Evocadora sensación...Hablo de ese momento en el que uno mismo, sin siquiera planteárselo, se da cuenta de que lleva ya puesta la bufanda (prenda que denostaba en la infancia y devociono actualmente) y los guantes, o el batín para andar por casa. Hablo de esos agradabilísimos (aunque pueda sonar inverosímil para la mayoría) días nublados, de la enigmática niebla, o de esas repentinas, copiosas y estruendosas tormentas con mucho aparato electrónico, con relámpagos y truenos sacándonos por unos instantes de nuestra ajetreada y modernísima vida, devolviéndonos al silencioso respeto del cavernícola que contempla desde su gruta la furia desatada de la Naturaleza. De ese prácticamente imperceptible olor en el aire a tierra húmeda, a chimenea, casi como si el frío y la humedad del ambiente adquirieran aroma.

Enigmática niebla, que todo lo oculta y misterios encierra...Y es que para mí el invierno es esa reconfortante y hogareña sensación (que viaja a través del tiempo desde la infancia) de calorcito en las orejas, envuelto en un edredón, escuchando llover afuera. El invierno es largas sesiones de cine y juegos de mesa, reunirse con la familia y los amigos en torno al crepitar del fuego en la chimenea, una mañana de lectura en la cama, sin otra cosa en la que pensar. Navidades (que un día de estos van a pretender que empecemos a celebrar desde octubre, y sino al tiempo) y demás aparte.

Un camino hacia uno mismo.Y, como todo en mi vida, también es música. Particularmente es mi pieza de música clásica favorita (que provoca en mí un efecto prácticamente catártico), apropiadamente el primer movimiento del Invierno de Las Cuatro Estaciones de Antonio Vivaldi. Así como una canción que, por alguno de esos insondables misterios, jamás de los jamases me canso de escuchar, y que consigue removerme en lo más profundo. Hablo de My Inmortal, de Evanescence. Y es que a veces la nostalgia y la melancolía, como prácticas controladas, son sanas para el espíritu.

Disfrutad de la llegada del invierno.

Sublime, desgarrador, casi mefistofélico… ]

Probablemente una de mis canciones favoritas. La nostalgia hecha música. ]


La Cabalgata, los Reyes Magos y las galerías fotográficas de la Ciudadela

Viernes, 5 enero, 2007

Los Reyes Magos del Lejano Oriente.Los Reyes Magos están en la calle para todos aquellos que conserven la costumbre de ir a ver la Cabalgata; dentro de un rato allí estaré, recibiendo caramelazos a porrillo como cada año -todo muy épico a lo desembarco de Normandía en Salvar al Soldado Ryan-, y pegándome por un trozo esférico de plástico relleno de aire… vamos, disfrutando como un niño 😉 Y mañana tumefacto -de las más que posibles contusiones-, pero feliz.

Mañana… en casa seguimos conservando la tradición, maravillosamente preservada a través de los años (que ya son muchos, pero la ilusión es la ilusión): reguero de caramelos y globos desde los dormitorios hasta la escalera que sube al piso de arriba, en cuyo primer cuerpo (así como debajo de la misma) se encuentran apilados los regalos. Libros, juegos de mesa, películas… y quién sabe qué más. Chimenea encendida, pijamas y batines y toda la mañana -que siempre me ha parecido intemporal, eterna- para disfrutar de los regalos. Y que dure muchos años.

Además sus Majestades del Lejano Oriente han decidido recalar por esta Ciudadela, obsequiándonos con sendas galerías fotográficas, en las que podréis disfrutar de diversas “arretratauras”, y a las que podréis acceder de ahora en adelante desde la barra del menú superior del blog.

¿Cómo celebráis vosotros estos momentos? Me despido deseándoos qué los Reyes os traigan muchas cosas.