“Perdidos”: Lo importante no es el final, sino el camino recorrido

Martes, 20 abril, 2010

Perdidos. Lost, si lo preferís. ¿Quién no ha oído hablar de la famosa serie que desde 2004 viene removiendo los cimientos de la narrativa audiovisual a nivel mundial? Tal es su fama que su influencia trasciende ya lo meramente relativo al mundo de las series de televisión, habiéndose convertido por méritos propios en un auténtico fenómeno social. Hay quien dice (y probablemente de forma acertada, en mi opinión) que se trata de nuestra “serie generacional” (una de ésas de las que luego contarás a los que vienen por detrás que pudiste seguir en vivo y en directo, como la Star Trek original o V), igualando experiencias cinematográficas que luego serán compartidas como “culturilla general” (la famosa “cultura pop”), como el clásico “Yo soy tu padre” de Darth Vader al “oh-estoy-flipando” joven Luke Skywalker.

Sea de una u otra manera, objetivamente, se trata de una serie que no deja indiferente y ha levantado todo tipo de pasiones a una  auténtica legión de seguidores a lo largo de los 6 últimos años. Y hallándose el final tan cerca no puede uno dejar de reflexionar sobre lo que ello implica, y las altísimas expectativas que conlleva.

Y he llegado a la conclusión de que, sin importar lo bien que lo hagan Damon Lindelof, Carlton Cuse y compañía, “no matter what“, de lo atado y bien atado que puedan dejarlo todo, uno de los “season finales” más esperado de todos los tiempos dejará a la gran mayoría de los espectadores insatisfechos cuando en el último segundo aparezca en letras blancas sobreimpresas sobre fondo negro la palabra “Lost“, acompañada del clásico sonido (y no me cabe duda de que es así como terminará la serie, fiel a su espíritu).

¿Y por qué? Por varios motivos, entre los cuales no es el menos importante el hecho de que cada fan tiene su propio final en la cabeza, que a buen seguro no cuadrará del todo con el real. También -obviamente- porque la serie se acaba (todo final de algo amado es siempre agridulce). Pero ante todo creo que el problema reside principalmente en un error de concepto: Demasiada gente espera que todo cuadre, que cada misterio quede perfecta y definitivamente resuelto. Y ello es imposible. Pues, aun sin considerar la gran cantidad de enigmas que hay pendientes y el escaso tiempo de que se dispone, un final que todo lo cuadrara traicionaría el espíritu de la serie.

Pues Perdidos no es un enigma resuelto. Perdidos es cada una de esas angustiosas esperas entre capítulo y capítulo, tras el “cliffhanger” final, haciéndonos darle vueltas y vueltas a la cabeza, formulando y reformulando teorías. Perdidos es esa sensación de “no-Dios-mío-no-puedo-esperar-una-semana-entera” al final de cada capítulo, el desasosiego tras el “season finale” sabiendo que por delante quedan meses y meses sin novedades. Perdidos es empezar a ver la primera temporada como tal y terminar viendo Lost con tal de no esperar al ritmo de emisión en España. Perdidos es decir en voz alta o para tus adentros, con una media sonrisa asomando en los labios: “Los muy cabrones han vuelto a hacerlo“. Perdidos es ir a comprar a una tienda y escuchar a dos dependientes hablando de la serie y acabar liado hablando con ellos, proponiendo y refutando teorías, buscando desliar la madeja entre desconocidos que acaban no siéndolo tanto (“Live Together, Die Alone“, si sabéis a lo que me refiero).

[ La mejor promo de Perdidos jamás hecha es española. ]

El problema reside en que el espíritu de Perdidos es crear más enigmas de los que resuelve. O dicho en una frase: “Lo importante no es el final, sino el camino recorrido“. Y qué camino, oigan.

Así pues, mi consejo es que disfrutéis del “finale finale (la madrugada del 23 al 24 de Mayo) por lo que representa, sin presiones, en buena compañía (“lostie“, of course), embutidos en vuestro uniforme de la Dharma Initiative con una Dharma Beer en la mano y apostando mangos y papayas sobre el resultado final. ¡Nos vemos al otro lado! 😀

Uniforme de la Dharma Initiative


De un retorno… para quedarse

Martes, 9 marzo, 2010


Toda persona ha de luchar sus propias batallas, y a menudo éstas no tienen la buena costumbre de avisar antes de llegar, sino que, sencillamente -y es un poner-, al amanecer tienes a un ejército enemigo perfectamente alineado y con sus gallardetes al viento frente a tus dominios. Y claro, una vez en la vorágine, apáñatelas para estar en misa y repicando. O como reza otro muy castizo, sabio y gráfico dicho español: “Tetas y sopa no caben en la boca“. Así que aquí me tenéis, victorioso y practicando una vez más el eterno retorno a mis dominios, espero que esta vez de una manera más estable (ya me he encargado de apostar vigías en las fronteras, por la cuenta que me trae).

Así pues, y como ligera puesta al día y ejercicio para recuperar el buen tono, comentaremos una serie de cuestiones -más o menos recientes- que han podido quedarse en el tintero en los últimos tiempos:

  • Estreno de la visión “guyritchiana” de Sherlock Holmes:

Por supuesto que no se trata de una noticia novedosa, pero no pude comentarlo en su momento y no quería dejar de hacerlo. Quienes me conocen saben que siempre he defendido -y siempre defenderé- una máxima en lo que a cine se refiere: “Ir al cine sabiendo qué película vas a ver“. Esto es, ver una película informado (que no “spoileado“) sobre la obra que esperas ver, para evitar llamarse a equívocos sobre lo que puedes esperar de tal o cuál película. O lo que es lo mismo: Ajustar las expectativas (que no prejuzgar) y decidir correctamente a qué quieres dedicar tu tiempo (y dinero).

Esto viene a colación del pequeño revuelo que generó esta entretenidísima (y de trepidante ritmo, como no podía sino ser con Guy Ritchie en la dirección) película, dando lugar al inevitable duelo entre los más acérrimos defensores del llamado “canon holmesiano” y el resto.

Y de alguna manera no les falta razón, pero puede que la diatriba tenga su origen en un problema de enfoque: El ir al cine no sabiendo de antemano que ésta no era una película de Sherlock Holmes al uso, sino que vendría a ser al “canon holmesiano” lo que 300 es a la batalla de las Termópilas: Esto es, una visión fílmica libre basada no directamente en la materia original, sino en una previa reinterpretación (el cómic de Frank Miller en el caso de los espartanos y el de Lionel Wigram en el caso del detective londinense).


Pero es que, con eso y con todo, la película demuestra ser más fiel a los textos originales de Conan Doyle de lo que pudiera parecer en un primer momento, debido a que el paso del tiempo y las diferentes versiones cinematográficas han ido moldeando un Holmes ligeramente distinto al estrictamente literario. Así pues, entre sus aciertos se encuentra la representación de un Sherlock Holmes activo, impetuoso incluso, un maestro del disfraz que ante la siempre perpleja mirada de su fiel Watson hace subrepticias entradas y salidas a horas intempestivas tras una pista caliente; un Holmes que se mueve como pez en el agua tanto entre la más rancia aristocracia como entre los individuos de la más baja estofa; un detective que ante la inexistencia de un caso que realmente ponga a prueba sus capacidades mentales y alimente su espíritu da la espalda al mundo, encerrándose y dándose a la droga; un consumado pugilista, capaz de llevar las palabras a los hechos por su cuenta y riesgo, y no meramente un estirado británico; un sagaz e inasequible al desaliento deductor que no descansa hasta dar respuesta a cada incógnita del misterio (y con ello me refiero a las últimas escenas de la película). Por nombrar algunos de sus ciertos.

Así pues, y aunque la película no está exenta de errores (ni mucho menos), es una obra muy disfrutable, tanto por el aficionado acérrimo a Holmes (entre los que me hallo) como por el lego en la materia, siempre que se tenga claro previamente a su visionado qué es lo que se va a ver. Así pues, y al margen de lo que os hayan contado, vedla, dadle una oportunidad, pues la merece.

  • Aprobada la 1ª Temporada de la miniserie de Canción de Hielo y Fuego:

Y es que a principios de este mes de Marzo los “mandamases” de la gran productora (tanto por medios como por calidad) HBO han dado finalmente “luz verde” a la producción de la primera temporada de la miniserie basada en la magnífica saga literaria Canción de Hielo y Fuego (que versará sobre lo acontecido en el primer libro de la serie, Juego de Tronos), de la que ya hablamos con anterioridad. Eso sí, dudo que se emita nada antes de dentro de un año, pero es una gran noticia para los aficionados a la misma. Podéis echarle un vistazo al reparto AQUÍ.

  • El Óscar de Malditos Bastardos:

Sí, sí, es cierto que la película estaba nominada a 8 estatuillas de Tito Óscar (lo cual ya es un triunfo per se) y sólo se ha llevado 1. Pero no nos olvidemos que estamos hablando de una película de Quentin Tarantino en los Óscar. Y lo repetiré una vez más: Tarantino. En los Óscar. Así pues, el premio que se ha ganado a pulso Christoph Waltz interpretando a uno de los más geniales, perversos y carismáticos malvados que haya visto jamás el celuloide (el Coronel Hans Landa se come -no literalmente- en pantalla al resto de los personajes) sabe a auténtica gloria.

  • Los Goyas de Celda 211:

Merecidísimos desde mi punto de vista, pues suponen el reconocimiento a una película que demuestra, fotograma a fotograma, que se puede hacer muy buen cine en nuestro país (como ya hizo en su momento El Método, por ejemplo). Claro, son propuestas arriesgadas, alejadas del habitual (y a menudo casposo y facilón) perfil fílmico español. Pero ya se sabe que el que nada arriesga, nada gana. ¡Ole por ellos! Si sólo tuviéramos más “Malamadres”…

[ Lo importante es que no te confíes… No te olvides nunca de dónde estás. ]

  • Estreno de The Pacific en España:

Muy cercano se halla ya el estreno de The Pacific, miniserie producida por la HBO que podríamos considerar la “heredera” de la absolutamente genial Hermanos de sangre. En una iniciativa poco habitual, la serie se estrenará en España (y doblada al castellano) el día siguiente a su emisión en Estados Unidos, por lo que los abonados a Digital+ podrán disfrutarla a partir del próximo lunes 15 de Marzo (y los demás… bueno, estoy seguro de que encontrarán la manera de verla 😉 ). Con que sólo sea la mitad de buena que su predecesora, ya sería una muy buena producción. Y todo apunta a que así será.

[ God created japs too… right? ]

Bueno, esto es ello por ahora. Espero que os haya servido la información de pequeña puesta al día y de aperitivo de todo lo que está por venir. ¡Esto no ha hecho más que comenzar! 😀


Canción de Hielo y Fuego

Martes, 8 diciembre, 2009

Tyrion y Cersei Lannister.
El día había amanecido fresco y despejado, con un frío vivificante que señalaba el final del verano. Se pusieron en marcha con la aurora para ver la decapitación de un hombre. Eran veinte en total, y Bran cabalgaba entre ellos, nervioso y emocionado. Era la primera vez que lo consideraban suficientemente mayor para acompañar a su padre y sus hermanos a presenciar la justicia del rey. Corría el noveno año de verano, y el séptimo de la vida de Bran“.

Con estas palabras (si dejamos el prometedor prólogo aparte) comienza la saga Canción de Hielo y Fuego, y con ella un viaje que todo lector aficionado a la literatura de fantasía, aventuras o novela histórica debería emprender, y que lo cambiará ya para siempre. Y digo bien, pues aunque la saga suele categorizarse dentro del género de la literatura fantástica (y acertadamente, ya que tiene elementos del mismo), en muchos sentidos encajaría mucho mejor como “novela histórica con elementos fantásticos“, dadas las especiales características de la ambientación en la que se desarrolla, y la forma que George R.R. Martin tiene de narrárnosla.

Robert Baratheon vs. Rhaegar Targaryen.
La acción tiene lugar principalmente en una tierra conocida como Poniente, un continente que tiene mucho de la Inglaterra medieval de la Guerra de las Dos Rosas: Un lugar duro para vivir, con una sociedad de marcado carácter feudal; un mundo donde los grandes señores y sus vasallos luchan por engrandecer sus dominios, los cortesanos juegan a su “juego de tronos” y el pueblo trata de sobrevivir a unos y otros. Pero no sólo se trata de esto, pues el autor logra de forma magistral ir tejiendo una nueva capa de “realidades” específicas de dicho mundo, introduciéndonoslas de forma tal que no cabe duda de que es así como debe de ser, esto es, que es REAL: La caída de la antigua casa reinante de orígenes casi místicos; la existencia de una suerte de “Atlántida” que desapareció en un misterioso holocausto;  estaciones que duran años; grandes y nobles Casas que luchan entre ellas por la supremacía; la convivencia de diferentes religiones y sistemas de creencias; cuentos, leyendas y crónicas históricas que hablan de dragones, magia y criaturas fantásticas que en el momento en que comienza la historia no parecen sino ser el recuerdo de un extraño pasado que no ha de regresar.

Y con esta estupenda premisa George R.R. Martin comienza a desplegar sus habilidades como narrador (y dejando claro en todo momento que se trata de una historia adulta, sin reparar en tabúes), aviándoselas para realizar detalladas descripciones visuales e hilar los pensamientos de los protagonistas sin que ello reduzca el dinamismo de la historia; más bien todo lo contrario, pues nos vemos abocados a encadenar un capítulo tras otro. Además utiliza de forma muy eficaz un sistema “multiperspectiva” de personajes, de tal manera que cada capítulo es narrado desde el punto de vista de un personaje diferente. Y es precisamente en los personajes donde reside el mayor tesoro de esta saga literaria: Complejos, con profundidad, sin “buenos y malos” arquetípicos, se diría que casi están dotados de capacidad para pensar y vivir por sí mismos. No hay “Aragorns” ni “Saurons” tolkineanos (con todo el respeto que le debo al Maestro Tolkien), sólo personas de carne y hueso que toman decisiones, sorprenden y son sorprendidos, viven y mueren. “Valar morghulis“, que dirían algunos.

Jon Nieve y Fantasma.

Son tales las pasiones que esta serie de voluminosas -de 800 a 1.000 páginas por libro- novelas (de la que se espera que tenga 7 entregas, habiendo sido publicadas por ahora 4 de ellas en castellano –Juego de Tronos, Choque de Reyes, Tormenta de Espadas y Festín de Cuervos-, y en espera de la 5ª en inglés –A Dance With Dragons-) viene levantando desde hace algo más de una decáda entre sus seguidores que la inevitable avalancha de productos asociados no se hizo esperar, entre ellos juegos de mesa (de tablero y de cartas), juegos de rol (2 diferentes), cómics, precuelas, camisetas, calendarios, etc. Incluso están en desarrollo videojuegos y la adaptación televisiva (el propio Martin dijo que sería imposible de trasladar al cine) en formato de serie por la prestigiosa productora HBO (responsable de, entre otras, auténticas maravillas como Hermanos de sangre, Los Soprano y Roma). Así como también existen múltiples webs (como la de Amoka, el mejor ilustrador de la saga) y comunidades de aficionados en Internet, destacando en el ámbito hispano Asshai.com y su magnífico foro.

Así que ya sabéis, os la recomiendo vivamente, pues es de lo mejor que me he echado al coleto nunca (y ha hecho tambaleárseme seriamente a Tokien en su campo). Y recordad que… “Se Acerca El Invierno” (siempre leal a la Casa Stark).

Emblema de la Casa Stark.


Malviviendo y otras “Tubo-series”

Sábado, 15 agosto, 2009

Malviviendo, una famosa serie online.

Antes de comenzar con el tema que nos ha traído hoy aquí, vaya por delante que es mi intención ir recuperando en los próximos tiempos aquellos asuntos que durante mi prolongada ausencia se quedaron en el aire. Así pues, iré combinando temas o asuntos más recientes con otros que puede que algunos de vosotros ya os suenen. Y es que no quiero que os perdáis nada. 😉

Precisamente por eso hoy vengo a hablaros de Malviviendo, que junto con otras tantas, vienen a conformar lo que podríamos llamar las “Tubo-series” o “series online” (aquel género compuesto por el conjunto de vídeos independientes o series con continuidad publicadas merced de la libertad que aporta Youtube), que desde un tiempo a esta parte han venido teniendo un importante auge. Por poner un par de buenos ejemplos:

  • Malviviendo:

Se trata de una serie para Internet de bajo presupuesto, realizada por un grupo de afanosos sevillanos, en la que con un humor ácido (con un punto negro) y bastante peculiar recrean la vida de un ficticio barrio marginal, haciendo gala de una galería de personajes absolutamente descacharrantes. Su particular sentido del humor, sus homenajes y parodias a otras obras y sus geniales personajes han logrado ganarse al público, resultando de gran éxito. Hasta ahora llevan realizados 6 capítulos que podréis hallar en su canal de Youtube (Capítulos: 1, 2 [I, II, III], 3, 4, 5 y 6), que seguramente os beberéis. Aquí abajo podéis comenzar a ver la serie, que os recomiendo vivamente. Más información, aquí o aquí.

¿Saben el amigo de su hijo por el que sospechan que el niño fuma? ¿O el novio de su hija por el que se preguntan en qué han fallado al educarla? Ese tío con mala pinta al que miran de reojo y al que las señoras temen y evitan por la calle soy yo. ]

  • Producciones de Mundoficción:

Mundoficción es una pequeña productora sevillana (sí, lo sé, parece que estoy barriendo para casa, pero da la casualidad de que también son sevillanos… Vamos a incurrir en un topicazo: ¿Qué se le va a hacer si hay tanto arte por aquí abajo? xD) que viene realizando pequeños cortos que destacan por la naturalidad de su actuación, espontánea y prácticamente sin cortes en toda su duración. Representan humorísticamente a personajes idiosincráticos de la sociedad española (y de la sevillana en particular). A continuación os ofrezco los dos primeros que dieron fama al fenómeno, pero el resto los podéis encontrar en su canal de Youtube:

Esto ya no es lo que era. ]

Eso es así. ]

Por supuesto que no se trata de una fenómeno nuevo; de hecho me han hablado bastante bien de otra veterana serie de este estilo, Qué vida más triste, a la que espero meterle mano cuando tenga ocasión…

¡Disfrutad, que es gratis, online y está de moda! 😉


Regreso al Siglo de Oro

Sábado, 6 septiembre, 2008

Trasegando de lo bueno en un bodegón de puntapié en una calle cualquiera de una villa del Siglo de Oro. - Ilustración de Joan Mundet.

Desde un tiempo a esta parte los aficionados a los siglos XVI y XVII podemos estar bastante satisfechos, y es que, sin llegar a constituir la típica avalancha de productos derivados que suscitan temáticas más “mainstream”, venimos recibiendo con un continuo goteo diversos productos relacionados con esta época que tanto nos fascina a algunos. Algunos de ellos con más fortuna que otros, pero algo es algo, dijo un calvo.

La Conjura de El Escorial.Así pues y en cuanto al cine, al estreno de Alatriste siguió el de Apocalypto, acompañado de otras películas recientes como las últimas entregas de Piratas del Caribe (II y III), el sinsentido de La dama boba, Miguel y William, la leyendanegrista y panfletaria Elizabeth: La edad de oro, La ronda de noche y Las hermanas Bolena, entre otras; y ayer mismo La Conjura de El Escorial. E incluso en el apartado de series encontramos la entretenida aunque fantasiosa en sus formas Los Tudor, cuya primera temporada ha sido recientemente emitida por Canal+ y su segunda se halla por llegar. No está nada mal para un par de años, sobre todo teniendo en cuenta los futuros proyectos de Solomon Kane (basada en el homónimo personaje de cómic) y Conquistador (sobre la vida de Hernán Cortés). Así que podríamos decir que, de alguna manera, el Siglo de Oro (o más propiamente los Siglos de Oro) está de moda.

Ladrones de Tinta, de Alfonso Mateo-Sagasta.Y no sólo en el cine, pues podríamos hablar de los recientes “primos” literarios que le han salido al capitán Alatriste, como el Isidoro Montemayor de las novelas Ladrones de Tinta y El gabinete de las maravillas, de Alfonso Mateo-Sagasta, el Pedro Capablanca de El manuscrito Calderón y El ritual de las doncellas, de José Calvo Poyato, o el Forcada de El secreto de la Reina Virgen – Forcada: un espía español al servicio de Felipe II, de Carlos Carnicer. Por no mencionar otros libros temáticos como el magnífico Tercios de España: La infantería legendaria, Una pica en Flandes: La epopeya del Camino Español, El Gran Capitán: Gonzalo Fernández de Córdoba, El ejército español en la Guerra de los 30 Años; o La aventura de los conquistadores, del reciente y desgraciadamente fallecido Juan Antonio Cebrián. U otras obras como Tierra Firme: La vida extraordinaria de Martín Ojo de Plata, de Matilde Asensi; el librojuego El oro y el acero, de Ricard Ibáñez; El Rey de las Almadrabas, de Carlos Algora Alba; El castellano de Flandes, de Enrique Martínez Ruíz; Centauros, de Alberto Vázquez-Figueroa; o incluso otras obras “menores”, como El conquistador, de Federico Andahazi; o Los ídolos bárbaros, de Archange Morelli, entre otras.

En esta línea, haré un par de recomendaciones y algún comentario:

– Sobre La Conjura de El Escorial: Yendo a contracorriente de la crítica mayoritaria, voy a recomendaros esta interesante película. Entramadas conspiraciones cortesanas se entreveran con el devenir diario de las clases menos pudientes ofreciendo un refrescante lienzo salpicado de pinceladas y guiños sobre cómo se vivía en la época. Mejorable, por supuesto, pero entretenida y digna de verse. A destacar Juanjo Puigcorbé y su Felipe II y al -al menos para mí- desconocido Jürgen Prochnow en sus papel del veterano de Flandes y alguacil Espinosa.

Un imperio en cuyos dominios no se ponía el sol… ]

– Sobre El pícaro: Recientemente he podido disfrutar de esta serie realizada por TVE en 1974, y no puedo sino recomendarla a los amantes de la época que retrata y a aquellos que deseen conocerla un poco mejor, al menos en lo que al ámbito de la picaresca y del mal (o peor) vivir se refiere. Me ha sorprendido gratamente, pues a pesar de que se notan los años transcurridos desde su grabación, el guión -de carácter claramente teatral y basado en textos de la época- está muy bien hilado (en la mayoría de los capítulos) y la labor interpretativa de Fernando Fernán Gómez es sobresaliente, amén de la inesperada -y grata- sorpresa de encontrarte con grandes actores españoles (como Juan Diego o Luis Varela) con 34 años menos.

Fernando Fernán Gómez introduciendo genialmente la serie en el primer capítulo. ]

– Respecto a Águila Roja: A todas luces TVE busca sorprendernos este próximo otoño con una serie de época cuyo héroe es un tanto particular, pues se trata de una suerte de mixtura entre El Zorro y Batman, un justiciero diecisietesco con trazas de ninja que, katana en mano (¡Ah, el horror!) tratará de socorrer a los débiles. Como conocedor y practicante de la esgrima de la época, mi mente chirría ante tamaño despropósito (y no es que las katanas no existieran ya entonces, pues lo hacían desde el siglo X, y cabe dentro de lo posible que alguien que la manejara llegase desde el lejano Cipango hasta la Villa y Corte de las Españas); pero otra parte de mi ser razona que, quién sabe, igual la serie hasta se deja ver y colabore a seguir despertando y manteniendo el interés por la época y crear productos en ella ambientados, si Murphy quisiera. Así que cruzo los dedos por esta aventura, esperando no tener que rasgarnos las vestiduras y ofreciéndole el beneficio de la duda. Y también toco madera, que toda ayuda le va a resultar poca, a lo que parece.

[ Noticia y vídeo sobre la serie / Cortinilla publicitaria ]

 


[El bardo de la Ciudadela recomienda]
→ Y regresando, regresando… regresemos al Descubrimiento.

Tema: BSO “1492: La conquista del paraíso” – Vangelis – Columbus Theme.


El Fanstasma de las Navidades Pasadas

Lunes, 21 enero, 2008

El Conde Jayán, a quien no queda sino batirse.Todos tenemos épocas más relajadas y otras menos, y en mi caso el intenso período navideño seguido de la acometida de los -siempre temidos- exámenes están haciendo estragos en el mantenimiendo de la Ciudadela. Sirva este post como repaso de los recientes tiempos, y parcial puesta al día. Ya llegarán tiempos mejores.

Cena de Navidad de los Conjuntitos.Intensas Navidades, decía. Y decía bien: Con más cenas-ocasiones-encuentros-quedadas-reencuentros (a cada cuál más agradable) de los que tengo memoria y “cienes y cienes” de planes; apenas paré. Y el resto del tiempo lo invertí (que no gasté, nótese el matiz) en ocio lúdico: Desde ver películas hasta hartarme de leer (pero leer de verdad, de estas veces que te pones y echas el día entero enganchado a un libro), pasando -of course- por las intensas jornadas lúdicas con mi tío Andrés, que en esta ocasión tuvieron un marcado carácter guerracivilista: Juegos de mesa a “tutti plaint”, como 1936: Guerra Civil, España 1936, Puerto Rico y Ciudadelas; y además una magnífica partida multijugador al Europa Universalis III (Suecia y Dinamarca aliadas para conquistar Europa en el siglo XVII, haceros cargo).

Fiesta condal de Fin de Año.Y tras la magnífica (está feo que yo lo diga, pero creo que la gente se lo pasó bien) fiesta condal de Fin de Año, los Reyes Magos y el -habitual- bofetón de realidad: Los exámenes. Llamada al siempre bien recibido Rey de la Pista Corta… y en ello andamos.

Utilizaré la técnica del “brain storming” para, mediante retazos de información, poneros al día de todo un poco, y poder recuperar la dinámica habitual de la Ciudadela (en la medida que los exámenes lo permitan, por ahora):

  • Para los amantes del Guitar Hero, mi muy encarecida recomendación: Guitar Zero, que permite hacer lo propio (simular la interpretación mediante guitarra eléctrica de canciones rock), pero para PC (con el teclado, lo que es una imagen bastante graciosa xD). Cuidado que vicia (Ya conocéis precedentes como Stepmania o UltraStar).
  • En cuanto a los lectores de Lovecraft, emplazaros a que le echés un vistazo a su Narrativa Completa editada por Valdemar. Especialmente su 2º volumen, de reciente publicación.
  • En lo tocante al cine, no os perdáis la magnífica American Gangster, y estad pendientes a los próximos estrenos de Cloverfield (tristemente titulada Monstruoso en nuestro país) [Trailer] (01/02/2008) y Sweeney Todd [Trailer] (15/02/2008).
  • Muchos os preguntaréis sobre Un mundo sin fin, la continuación del celebérrimo Los Pilares de la Tierra, ambos de Ken Follet. Y sí, podéis respirar tranquilos: En mi opinión es, como mínimo, tan bueno como su predecesor. Y engancha igual…
  • Y si queréis adquirir buenos juegos de PC y ya tenéis el imprescindible pack de Counter-Strike, Day of Defeat y HL-2 Deathmatch (versión Source), os recomiendo el pack gold de Medieval II: Total War (que incluye su expansión Kingdoms) o el próximo pack de Europa Universalis III (que incluye la expansión La Ambición de Napoleón).
  • Y cierro el resumen con las series: Con el inminente (31/01/2008) retorno de Perdidos (4ª Temporada, en EE.UU.) y con la recomendación de que veáis la genial, ácida y repleta de humor negro y sexo -más o menos explícito- Californication, protagonizada por un David Duchovny (el sempiterno Agente Mulder de Expediente X) que está que se sale. Como muestra los primeros minutos de la serie.

Y nada más acabar los exámenes, me espera un concierto (que inadvertidamente me ha caído del cielo, pues tampoco es que sea especialmente aficionado al grupo, pero están bien) en Lisboa, allá por el 15 de febrero: 30 Seconds to Mars. Os dejo con una muestra:

Rana-buey, rana-bueeeeey, atacaráaaaaa… Ah, ¿que no es así la letra? xD ]


Maremágnum

Domingo, 21 octubre, 2007

Sin tiempo, sin tiempo...Creo que es la palabra que mejor define mi ritmo vital desde un tiempo a esta parte. Confluencia, encuentro y entrelazado de asuntos de diversa índole que se las apañan para absorber mi preciado (ahora me doy cuenta de cuánto) tiempo, apenas dando lugar a escasos espacios para el ocio y el esparcimiento. Viviendo a tope, vaya ^_^U. Así que, dado que éste es el estado de mi vida actualmente, la misma estructura compartirá este post: ideas sueltas y curiosas, sin apenas ligazón entre sí.

Más contento que un niño con zapatos nuevos.En primer lugar, fardar dar la noticia de que ha ocurrido algo que desde que comencé en la universidad deseaba, y que demasiado se había retrasado: Por fin tengo un ordenador portátil. 😀 Y no uno cualquiera, sino un pequeño gran monstruo (deja al mío de sobremesa en pañales, y eso que aquél no es ninguna antigualla), que va de narices, el tío. Vamos, que me tiene enamoraíto perdío. 😉 Coger apuntes en clase, trabajar en cualquier parte, LAN Parties a tutti pleni… una maravilla.

Escudo de armas de la Sala de Sevilla de la AEEA.Por otra parte, estoy encantado de practicar esgrima antigua: el ejercicio, lo apasionante de la actividad en sí, el buen rollo y la gente… Es una auténtica alegría para el cuerpo y el espíritu ver llegar la sesión, que sirve para relajarse, hacer ejercicio, socializarse con personas cuyos gustos son muy parecidos a los tuyos -y no muy habituales, por otra parte-… recargar las pilas, a fin de cuentas. Además de lo gracioso que es ver la reacción de la gente cuando se lo cuentas. No tiene precio. 😉

¿El dá del mañana?Para los que disfruten con las historias apocalípticas, y en particular con el concepto del “apocalípsis zombi“, encontrarán aquí un magnífico, entretenido y voluminoso relato en forma de blog-journal sobre un hipotético fin de la sociedad actual tal y como la conocemos, de manos de nuestros viejos y podridos conocidos; pero también una historia de, sobre todo -y lo que más me gusta-, la nueva forma de vida que se ven obligados a adoptar los supervivientes. Recomendado para los amantes del género. Cada día me gustan más este tipo de historias, y no es precisamente por el gore… pero ya hablaremos más largamente de ese tema en otra ocasión.

Últimamente me he ido topando con cosas curiosas, alguna de las cuáles seguro que os interesará, o cuanto menos llamará vuestra atención: Comprobar que la vida conserva de una forma pasmosa la capacidad de sorprendernos cada día, con cosas como la itifalofobia -que seguro muchas chavalas sufren ):-D-, y demás fobias en general; afirmar aprobadoramente con la cabeza al comprobar cómo formas de entretenimiento como las series van haciendo un eficaz uso del marketing “one-to-one” y las nuevas tecnologías para mejorar la experiencia del usuario, como podemos ver en los últimos instantes del capítulo 3×01 de How I met your mother (o anteriormente en Perdidos y su Lost Experience); disfrutar a cada instante con el corrosivo e irreverente humor de Padre de Familia; haceros partícipes del mejor fondo de escritorio de la Historia (o casi xD); así como disfrutar con las poderosas imágenes que a veces la vida inadvertidamente nos proporciona.

And so the show must go on…