Masacrando Zombis Nazis

Lunes, 12 octubre, 2009

Poster de la pelicula -Dead Snow-

Cualquiera diría que tal día como hoy, 12 de Octubre, Día de la Hispanidad y Fiesta Nacional de España, deberíamos hablar sobre dicho tema. Pero el caso es que ya lo hicimos en su momento, y me apetece más escribir sobre algo que debería haberos contado hace ya bastante tiempo. Hoy vamos a hablar sobre zombis nazis, nada menos. 😉

Cualquier aficionado a los videojuegos (y a los juegos de PC en particular) conocerá sobradamente la saga de “shooters” Call of Duty, la mayoría de los cuáles se ambientan en la Segunda Guerra Mundial. Tras la magnífica incursión que hizo Infinity Ward (principal estudio desarrollador de la saga) en la guerra moderna con su Call of Duty 4: Modern Warfare (cuya secuela –Modern Warfare 2– verá la luz el mes que viene), Treyarch (responsable teóricamente “menor” de algunos títulos de la saga) retornó a la ambientación original en Call of Duty: World at War (más conocido no oficialmente como Call of Duty 5). Nada nuevo bajo el sol, podrían decir (y dicen) muchos, a pesar de recoger el relevo del magnífico multijugador de CoD4, añadir unas excelentes mejoras gráficas, tener una buena campaña (en la que por primera vez en la saga viajamos al frente del Pacífico) e incorporar por primera vez modos de juego cooperativo. Y se equivocarían.

Poster del mapa -Der Riese-

Imitando a Infinity Ward con su inclusión de un “Easter Egg” (Huevo de Pascua, sopresa escondida para los profanos) al final de CoD4 (el “Mile High Club”), Treyarch decidió hacer lo propio, realizando un guiño a todos los amantes de la WWII y el cine de terror de serie B al incluir como sorpresa final un pequeño nivel en el que el jugador encarna a un marine americano que se defiende de una creciente horda de zombis nazis que asaltan el búnker donde se refugia, hasta el inevitable y dramático final. Nacht der Untoten, o “Noche de los No Muertos” en alemán; o, sencillamente, los “Nazi Zombies“.

Todo habría quedado en un simpático gesto si no se les hubiera ocurrido permitir jugar dicho nivel en multijugador cooperativo de hasta 4 jugadores. Pero el caso es que se les ocurrió. Y lo que no era sino una pequeña y un tanto “friki” broma empezó a ser casi tan jugado como el multijugador oficial del juego. Sorprendida por esto, la compañía supo reaccionar ante este inesperado giro de los acontecimientos, dando soporte oficial en forma de nuevos y excelentes mapas (Verrückt, Shi No Numa y Der Riese, hasta ahora), mejorando aún más si cabe el sorprendentemente adictivo modo de juego (pues cada mapa incluye novedades, como nuevos personajes, bonificadores, enemigos, trampas, armas, etc.). Incluso los propios vídeos promocionales son auténticas obras maestras, con banda sonora propia (a los vídeos al final del post me remito). Hasta tal punto ha llegado el fenómeno que la inmensa comunidad de jugadores está movilizándose para tratar de que Treyarch desarrolle un nuevo juego específico de dicha temática. Una muestra del poder de los “Nazi Zombies”.

Poster del mapa -Shi No Numa-

Yo mismo tengo en mi haber un gran historial de jugón, tanto en mono como en multijugador, y puedo decir sin miedo a equivocarme que muy pocas veces he visto algo parecido. Su rejugabilidad, su capacidad de adicción en comparación con lo -aparentemente- sencillo de su mecánica… y ante todo la experiencia cooperativa y las risas -nerviosas a menudo- que genera. Porque eso sí, por mucho que se explique o muestre, nada puede transmitir la sensación de reunirse en casa de uno de tus “compañeros de armas”, cada uno con su portátil, atrincherarse con suministros y dedicar varias frenéticas y divertidísimas horas a realizar planes de equipo a viva voz, teorizar sobre tácticas y llevarlas a la práctica, coordinarse (y a menudo también descoordinarse) como una auténtica escuadra militar, realizando épicas hazañas con tal de sobrevivir una ronda más, pese a saber que el final, llegue éste antes o después, está sellado.

Así pues, coged vuestras fieles Thompson y 3 leales compañeros más y lanzaros a desmembrar, descuartizar y aniquilar zombis nazis (el Teniente Aldo “Apache” Raine estaría orgulloso de vosotros 😉 ), bebiendo “Juggernog”, abriendo la Caja Misteriosa (¡Cuidado con el osito de peluche!), reparando tablones, potenciando armas, reviviendo a tus compañeros de escuadra, cubriéndoos mutuamente y, en definitiva, tratando de sobrevivir. Aunque sólo sea una maldita ronda más. 😀

[ Vídeo promocional del mapa “Der Riese ]

[ Vídeo promocional del mapa “Shi No Numa ]

[ Demostración del “gameplay” del juego en el mapa “Shi No Numa ]


Spore: La última frontera

Domingo, 21 septiembre, 2008

Spore.

Hoy vengo a hablaros de un juego realmente original en su planteamiento, tremendamente ambicioso al ofrecer un impresionante abanico de posibilidades y que además es endiabladamente entretenido. Se trata de Spore.

Creador de criaturas.Spore se podría calificar como un “simulador evolutivo“, pues tu objetivo es, a través de diferentes fases o estadíos (que vienen a ser auténticos juegos o mini-juegos independientes), llevar a una especie desde el estado celular más básico hasta la conquista del espacio. Pero ofreciendo una libertad anteriormente nunca vista en las posibilidades de interacción del jugador con la historia, al menos en lo que al desarrollo de la criatura propiamente dicha se refiere. De hecho, si por algo destaca el título es por el magnífico creador de criaturas, que permite desarrollarlas al más mínimo detalle, lo que influirá (junto con tus acciones) en determinar su dieta, su personalidad, etc.

En cuanto a las diferentes etapas del juego podemos hablar de las siguientes:

Fase celular.Fase celular: Comienzas como una célula en la sopa primordial, debiendo ir alimentándote (de otros organismos o plantas, según tu dieta) para obtener puntos de ADN y evolucionar, desarrollando características que influirán decisivamente en la futura criatura, hasta llegar a salir a tierra firme. Es genial ver como los depredadores de los que habías de huir al principio se convertirán en tu alimento más tarde, según vayas evolucionando.

Fase de criatura.Fase de criatura: Se podría decir que ésta es la principal etapa del juego, o al menos la más original. Tras alcanzar tierra firme, tu criatura habrá de interaccionar con el resto de las especies de su continente, ya sea socializándose o depredándolas, en el continuo camino de la expansión de su manada y de la constante evolución de su especie (que sigues determinando en todo momento), que acabará llevando a la criatura a alcanzar conciencia de sí misma, y pasar a un estado tribal primitivo. El mundo en el que se mueven las criaturas es visualmente delicioso, y tiene detalles de lo más curioso, como la existencia de criaturas épicas (auténticos monstruos de los que tendrás que huir) u observar cómo nave extraterrestre que llega para abducir a alguna criatura.

Fase tribal.Fase tribal: El estilo de juego empieza a desplazarse hacia el juego de estrategia, pues en esta etapa ya no controlarás a una criatura, sino a una tribu de ellas, con su jerarquía y edificaciones. Tu objetivo es imponerte (ya sea por la fuerza o diplomáticamente) al resto de tribus/especies de tu continente, para convertirte en la especie dominante del planeta. Es genial comprobar como otras especies menos evolucionadas (como podías ser tú mismo en la fase anterior) pasarán a convertirse en tu alimento, si eres carnívoro u omnívoro.

Fase de civilizaciónFase de civilización: El juego alcanza una escala global, pues tu especie se ha impuesto como la única inteligente del planeta (siguen existiendo otras tantas especies inferiores de criaturas). Sin embargo ahora la rivalidad te lleva a disputarte (de nuevo por diferentes vías, como la bélica, la diplomático/económica, la religiosa, etc.) el planeta con el resto de facciones/naciones de tu misma especie del resto de los continentes del planeta. Habrás de diseñar tus propios edificios y vehículos terrestres, navales y aéreos, determinando sus capacidades. Si logras imponerte a tus semejantes, alcanzarás la fase espacial.

Fase espacial.Fase espacial: Aunque hasta ahora el juego ha desplegado aspectos muy interesantes y diversas opciones, cuando piensas que ya está todo dicho, vuelve a impresionarte. Pues en la fase espacial habrás de salir de tu planeta y explorar la galaxia. Pero no hablamos de una galaxia con unos cuantos planetas, no. Hablamos de una galaxia con miles de sistemas solares, que a su vez tienen varios planetas orbitando a su alrededor, todos explorables, totalizando la increíble cantidad de 50.000 planetas. Encontrarás a otras especies en diferentes estados evolutivos, ya sea en el mismo estado espacial (con los que podrás negociar, establecer alianzas, entrar en guerra), como en los estadíos anteriores de civilización (se asombrarán de tu presencia), tribal (te verán como a un dios) o criatura (huirán aterrados de ti). Y aquí la libertad ya es absoluta: Fundar un imperio colonizando planetas (que podrás terraformar desde un pedrusco estelar hasta un vergel paradisíaco), conquistar otras civilizaciones, dedicarte sencillamente a la exploración (puedes localizar nuestro propio Sistema Solar, con la Tierra entre sus planetas), convertirte en un mercader interplanetario de especia, intervenir en la evolución de otras especies (desde hacer círculos en el maíz hasta construir un monolito para facilitar su evolución, al más puro estilo de 2001: Una odisea en el espacio, pasando por la abducción de criaturas para experimentar con las mismas o alterar ecosistemas)… o dirigir tus caminos hacia el centro de la galaxia, buscando el origen de todas las cosas, la última frontera. Un juego, virtualmente, sin límites.

Y lo realmente fascinante es que al cambiar de etapa no cambias radicalmente de escenario, esto es, el mundo es siempre el mismo, cambiando la escala en la que lo percibes. El mismo continente donde evolucionaste como especie es el mismo donde se desarrolla tu tribu, y el mismo donde estará tu capital en estado de civilización. Así pues, si llegas a algún planeta en la fase espacial, puedes decidir explorarlo desde la nave o hacer descender un proyección holográfica de tu especie para explorarlo a nivel de criatura… Algo nunca visto, dado el detalle y el mimo dedicado al entorno, y la gran cantidad de planetas existentes.

Uno de tus posibles planetas natales.Así pues, tanto por la variedad (pues las diferentes fases no son sino varios juegos en uno), como por la originalidad de la propuesta (no había visto nada parecido desde el mítico Creatures, y ya ha pasado agua bajo el puente, ya…), no puedo sino recomendaros este excelente juego. Y es que le ocurre lo mismo que a otros juegos como el mítico Sid Meier’s Pirates!: Que después de varias partidas, cuando ya conoces sus mecánicas, pueden resultar repetitivas, pero sin embargo siguen enganchando, por la gran cantidad de retos y posibilidades diferentes que ofrece. ¿O es que acaso no hay otros juegos con mecánicas mucho más repetitivas y sin embargo son grandes en el mundillo? Los simuladores futbolísticos y los juegos de lucha, sin ir más lejos.

Así pues, si combinas la idea base del citado Creatures, la rejugabilidad y adictividad del Sid Meier’s Pirates!, ideas de los clásicos Black & White, el entorno 3D de los nuevos juegos de estrategia y mecánicas como las de Masters of Orion o VGA Planets, podrás empezar a formarte una idea de lo que Spore ofrece. ¿Aceptas el reto?

¿Cómo quieres crear el universo? ]


Jugando en red II – Videoconsolas

Lunes, 7 julio, 2008

Playstation 3, de Sony.Rectificar es de sabios, dicen. Así que hoy no me corresponde sino romper una lanza (puede que sólo una, pero algo es algo) a favor de las videoconsolas como plataforma multijugador. Y es que siempre he pensado que la única manera de disfrutar realmente de un buen multijugador (juegos deportivos aparte, como el afamado ISS Pro) es a base de unos buenos PCs conectados en red (tema del que ya hablamos anteriormente). Pero la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…

Call of Duty 4 - Modern Warfare.Así pues ayer, y para liberar algo de tensión en la recta final de los exámenes, tuve ocasión de disfrutar de una buena partida multijugador al Call of Duty 4: Modern Warfare para la Playstation 3 (PS3 si no ponemos técnicos 😉 ), en modo “pantalla partida”, televisión Full HD y Dolby Surround incluidos. Poco convencido con la idea, al principio. Pero he de reconocer que disfruté como un enano. Como uno más bien frenético y adrenalínico, para ser más exactos. xDD

Captura de pantalla del modo campaña. ¿La Guerra de Irak? No, qué va...Porque, y al margen de los maravillosos aspectos técnicos del juego y la consola (que los tienen, y mucho), el multijugador consolero ofrece ciertas ventajas que su homólogo en compatibles no (conste que sigo pensando que el PC es mejor plataforma para jugar en red, pero estoy dispuesto a aceptar las ventajas de otros medios). Por ejemplo, el contacto con el otro jugador (o jugadores) es mucho más cercano, pues se juega en la misma pantalla y apenas con un mando de juego (también conocido como gamepad), con lo que resultados erótico-festivos de la partida son más fáciles de celebrar (esto es, cachondearte del derrotado oponente xD). O el mismo pad, que con la constante evolución de sus funcionalidades ofrece una versatilidad y eficacia ya asimilable (que no igual) a la de un teclado y un ratón; con la ventaja, por ejemplo, de la movilidad de sus versión inalámbrica (el poder jugar de pie y moviéndose -para tapar el campo de visión del contrario, por ejemplo- a un juego de acción mientras disparas a tu contrincante no tiene precio).

Así pues, jugones, si tenéis la ocasión de probar la cuarta entrega de la saga Call of Duty en multijugador con un colega, ya estáis tardando. Y si no la tenéis, buscadla. Diversión garantizadísima, si os gusta el género. Y como muestra, un botón:

Dos anglosajones dándose estopa al Call of Duty 4. O más bien uno dando, y otro recibiendo xD ]


El Fanstasma de las Navidades Pasadas

Lunes, 21 enero, 2008

El Conde Jayán, a quien no queda sino batirse.Todos tenemos épocas más relajadas y otras menos, y en mi caso el intenso período navideño seguido de la acometida de los -siempre temidos- exámenes están haciendo estragos en el mantenimiendo de la Ciudadela. Sirva este post como repaso de los recientes tiempos, y parcial puesta al día. Ya llegarán tiempos mejores.

Cena de Navidad de los Conjuntitos.Intensas Navidades, decía. Y decía bien: Con más cenas-ocasiones-encuentros-quedadas-reencuentros (a cada cuál más agradable) de los que tengo memoria y “cienes y cienes” de planes; apenas paré. Y el resto del tiempo lo invertí (que no gasté, nótese el matiz) en ocio lúdico: Desde ver películas hasta hartarme de leer (pero leer de verdad, de estas veces que te pones y echas el día entero enganchado a un libro), pasando -of course- por las intensas jornadas lúdicas con mi tío Andrés, que en esta ocasión tuvieron un marcado carácter guerracivilista: Juegos de mesa a “tutti plaint”, como 1936: Guerra Civil, España 1936, Puerto Rico y Ciudadelas; y además una magnífica partida multijugador al Europa Universalis III (Suecia y Dinamarca aliadas para conquistar Europa en el siglo XVII, haceros cargo).

Fiesta condal de Fin de Año.Y tras la magnífica (está feo que yo lo diga, pero creo que la gente se lo pasó bien) fiesta condal de Fin de Año, los Reyes Magos y el -habitual- bofetón de realidad: Los exámenes. Llamada al siempre bien recibido Rey de la Pista Corta… y en ello andamos.

Utilizaré la técnica del “brain storming” para, mediante retazos de información, poneros al día de todo un poco, y poder recuperar la dinámica habitual de la Ciudadela (en la medida que los exámenes lo permitan, por ahora):

  • Para los amantes del Guitar Hero, mi muy encarecida recomendación: Guitar Zero, que permite hacer lo propio (simular la interpretación mediante guitarra eléctrica de canciones rock), pero para PC (con el teclado, lo que es una imagen bastante graciosa xD). Cuidado que vicia (Ya conocéis precedentes como Stepmania o UltraStar).
  • En cuanto a los lectores de Lovecraft, emplazaros a que le echés un vistazo a su Narrativa Completa editada por Valdemar. Especialmente su 2º volumen, de reciente publicación.
  • En lo tocante al cine, no os perdáis la magnífica American Gangster, y estad pendientes a los próximos estrenos de Cloverfield (tristemente titulada Monstruoso en nuestro país) [Trailer] (01/02/2008) y Sweeney Todd [Trailer] (15/02/2008).
  • Muchos os preguntaréis sobre Un mundo sin fin, la continuación del celebérrimo Los Pilares de la Tierra, ambos de Ken Follet. Y sí, podéis respirar tranquilos: En mi opinión es, como mínimo, tan bueno como su predecesor. Y engancha igual…
  • Y si queréis adquirir buenos juegos de PC y ya tenéis el imprescindible pack de Counter-Strike, Day of Defeat y HL-2 Deathmatch (versión Source), os recomiendo el pack gold de Medieval II: Total War (que incluye su expansión Kingdoms) o el próximo pack de Europa Universalis III (que incluye la expansión La Ambición de Napoleón).
  • Y cierro el resumen con las series: Con el inminente (31/01/2008) retorno de Perdidos (4ª Temporada, en EE.UU.) y con la recomendación de que veáis la genial, ácida y repleta de humor negro y sexo -más o menos explícito- Californication, protagonizada por un David Duchovny (el sempiterno Agente Mulder de Expediente X) que está que se sale. Como muestra los primeros minutos de la serie.

Y nada más acabar los exámenes, me espera un concierto (que inadvertidamente me ha caído del cielo, pues tampoco es que sea especialmente aficionado al grupo, pero están bien) en Lisboa, allá por el 15 de febrero: 30 Seconds to Mars. Os dejo con una muestra:

Rana-buey, rana-bueeeeey, atacaráaaaaa… Ah, ¿que no es así la letra? xD ]


Jugando en red

Sábado, 15 diciembre, 2007

SourcePara los profanos en la materia, “jugar en red” (o multijugador) es la actividad lúdica que implica competir mediante un juego de ordenador (o videonconsola) con otro jugador o jugadores, de forma simultánea y compartiendo el mismo entorno de juego. La forma de jugar en red variará conforme al juego que se utilice y al modo de juego escogido; esto es, si jugamos a un “shooter” (“de pegar tiros”, para entendernos) los jugadores se encontrarán en el mismo escenario, y en vez de enfrentarse contra oponentes virtuales lo harán contra los demás jugadores, ya sea individualmente, en equipos, con objetivos, etc.; si el juego escogido perteneciera al género de la estrategia en tiempo real los jugadores compartarán un mismo campo de batalla, debiendo desarrollar sus facciones y amasar un ejército para enfrentarse a su oponente; y así con cada género de juego existente.

Source.Personalmente disfruto mucho con esta actividad, pues si determinados juegos ofrecen un reto y diversión “per se”, tratad de imaginar las cotas que puede alcanzar dicha experiencia contra un oponente humano, que siempre reaccionará de forma más inteligente e imprevisible que la mejor de las inteligencias artificiales.

Una LAN Party entre colegas.Estos enfrentamientos pueden tomar variadas formas: desde la partida multijugador a través de Internet, hasta la “pachanguita” que se echan dos colegas al ISS Pro en la Playstation (sí, ¿o es que os pensabais que eso de jugar en red era cosa de frikis?), pasando por la variedad más interesante: La LAN Party, que es una congregación presencial de personas (desde un grupo de amigos que se reúnen en casa hasta multitudinarios eventos) con sus respectivos equipos, para conectarlos físicamente entre sí y jugar “viéndose las caras”. Es difícil transmitir a alguien que no lo haya probado la sensación y el disfrute que ofrece, pero es genial poder meterte con un colega que está sentado a escasos metros de ti en el momento en el que acabas de eliminarle a través de un disparo de francotirador, o cuando su magnífico ejército de caballeros medievales acaba de caer ante una emboscada, o cuando sencillamente (hagamos su concesión al fútbol que tanto denosto) acabas de clavarle la goleada de su vida.

Total War.Es por ello con os aliento a disparar, bombardear, conquistar, adelantar, golear, patear, cooperar, destruir y, sobre todo, disfrutar, siempre en compañía de un buen grupo de colegas. Y como recomendaciones, unas cuantas: Counter-Strike: Source, Day of Defeat: Source (haciendo marketing para Valve 😉 , estos dos últimos junto con el Half-Life 2: Deathmatch los podréis encontrar en un pack por 30€, nada para la diversión que ofrecen), Call of Duty 2, Medieval II: Total War, Battlefield 1942 (con el mod Forgotten Hope), Rise of Nations o Europa Universalis II.

El evento internacional de los World Cyber Games.¿Jugáis en red? ¿Fue cosa de la adolescencia y quedó atrás? ¿O quizás hasta pertenecéis a un clan (agrupación permanente de jugadores para competiciones)? O más allá, incluso puede que penséis que es una locura, una pérdida de tiempo, opinión respetable, por otra parte. Yo sin embargo pienso que (y en un planteamiento parecido al del Unreal Tournament) pueden llegar a ser incluso un evento competitivo mediático de gran alcance en el futuro (ya existen incluso unas olimpiadas internacionales de juego en red, los World Cyber Games). Y si no, al tiempo.


Medieval II: Total War

Domingo, 23 septiembre, 2007

Preparaos para la guerra total.Me gustan los juegos de ordenador y me gusta la Historia. Es más, particularmente me interesa la Historia militar, concretamente la de la Edad Moderna -sobre todo siglos XVI, XVII y XIX-. Así que con esa premisa era cuestión de tiempo que descubriera y disfrutara de Medieval II: Total War.

Perteneciente a la saga de juegos de estrategia histórica Total War, éste permite gestionar un joven reino medieval (histórico sí, pero con alguna que otra “patadita a la Historia”, inevitable en este tipo de títulos) desde el siglo X hasta el XVI, con el objetivo de llevarlo a la gloria mediante una victoriosa expansión territorial. Pero pese a los alicientes que este modo de juego ofrece, donde realmente cobra todo su valor es en las batallas campales y asedios. La minuciosa recreación de unidades militares del período y pertenecientes a diferentes culturas y reinos; la excelente reconstrucción de las condiciones del campo de batalla; pero sobre todo la realista simulación de los combates, permitiendo generar auténticas tácticas que hubieran funcionado en la práctica: cargas de caballería flanqueando a los arqueros, el terror provocado por las primeras armas de fuego, la importancia de las formaciones, conseguir hacer huir a batallones enteros por la caída de su moral -por ejemplo acabando con su general-, el cansancio de las tropas, las contra-unidades específicas (o por qué no es buena idea cargar con tu caballería contra una muralla de picas), … Sencillamente apasionante. Todo aficionado a la Historia y a la buena estrategia y táctica militar disfrutará con esta joya, garantizado.

[ Ofrece exactamente lo que podéis ver aquí… y mucho más. ]

Y por si fuera poco, su expansión Kingdoms nos ofrece una serie de atractivas campañas y añadidos para aumentar la -nada escasa- rejugabilidad del título. Estoy deseando hacerme con ella, calarme mi morrión y acompañar a Hernán Cortés a la Conquista de América. O así. 😉

 [ Esto es lo que le espera a quien desea alistarse para las Indias… ]


El cansado héroe del látigo y el sombrero

Lunes, 27 agosto, 2007

¡Es Indy!

¡Es Él! ¡ES ÉL! 😀 Sí, bueno, vale, es cierto… está mayor. Pero cualquiera que se precie de conocerlo será incapaz de decirme que al ver la foto no ve antes a Indy que a un envejecido Harrison Ford. Así que se acabaron los rumores, ya es definitivo: ¡Vuelve Indiana Jones!

Mucho se ha venido especulando los últimos años alrededor del proyecto de la cuarta entrega de la saga: que si guión arriba, actor abajo, rumor arriba, proyecto abajo… Y la verdad es que no es para menos, porque supone el muy esperado retorno cinematográfico (casi 20 años después) de uno de los iconos del cine de finales del siglo XX, bien inmerso en nuestra cultura popular (quién más, quién menos, reacciona al escuchar la famosa melodía: “Tantataaaán, tantataaaán…”).

Su látigo y su sombrero.Los fans nos mordemos se muerden las uñas, claro. Que si está muy mayor, que si la van a liar (estando George Lucas de por medio nadie puede evitar trazar paralelismos con el “renacimiento” de la saga Star Wars), que si no era necesario… Yo albergo mis dudas, como todo el mundo, pero desde luego la emoción de volver a ver en la pantalla grande a uno de mis personajes favoritos (el que me hizo empezar a amar el cine) lo supera todo; si todo falla siempre puedo hacer lo que hice con “La Guerra de las Galaxias”: disfrutar de la Nueva Trilogía como un producto menor y quedarme con el canon de la Trilogía Clásica.

Parte de la familia.Y es que de trilogías va el asunto, gentes. Parece ser que varios de los actores han firmado para no una, ni dos, sino tres películas, por lo que podemos estar ante las puertas de una nueva trilogía en la que el Dr. Henry Jones Jr. tome un papel más en la línea del magníficamente interpretado por Sean Connery en La última cruzada, de mentor del nuevo Indiana Jones: Su hijo (interpretado por Shia LaBeouf). En fin, ya veremos en qué acaba todo esto ^_^U. Acompañan en el reparto Cate Blanchett (en el papel de antagonista soviética -se ambienta en los ’50, así que ya de nazis…), Karen Allen (interpretando a Marion Ravenwood, la chica Indy por excelencia), Ray Winston, John Hurt y Jim Broadbent, entre otros. Y sí, dirigida por Steven Spielberg, co-producida por George Lucas y con BSO de John Williams. 😉 ¡Ah, y dicen que sin CGI! (Osea, sin efectos digitales por ordenador, “a la antigua”)

Sea de una y otra manera, yo estoy encantado. Porque -y poniéndome nostálgico-… ¡El Héroe (con mayúsculas) era un profesor de Arqueología! Odiaba las serpientes, tenía una pistola que utilizaba muy de vez en cuando y prefería el combate cara a cara o desarmar al enemigo con su látigo. Y resolvía las situaciones pensando, y haciendo frente a interesantes enigmas. Vamos, igualito que el héroe medio de hoy: Una metralleta en cada mano, cabeza rapada, hipermusculado y matando enemigos a cientos, sino miles. Y con la capacidad de raciocinio de higo chumbo. Acorde con el público al que va dirigido, supongo.

Y para ir abriendo boca hasta el estreno (22 mayo 2008), empieza la avalancha de “merchandising” a las que no tiene acostumbrada la Factoría Lucas, como por ejemplo este Lego Star Wars. Oye, y yo feliz. 😉

[ The Legend goes… Lego! ]